Sobre los seguros

Qué seguros deberíamos suscribir para que nuestra vida cotidiana estuviera cubierta de una forma relativamente correcta y nos diera una cierta tranquilidad.

Por un lado están los llamados seguros obligatorios, dentro de estos se encuentran:

  • El seguro de los vehículos que sean de nuestra propiedad o conduzcamos.
  • El seguro de hogar cuando la compra es a través de un crédito hipotecario, nos obliga la entidad bancaria.
  • El seguro de mascotas, según comunidades autónomas.
  • Servicios Oftalmológicos de alta especialización. Servicio de Podología.
  • Seguros por actividades de empresas.
  • Seguro de accidentes y de responsabilidad civil en ciertas actividades empresariales. Etc.

Por otra parte están aquellos seguros que no siendo obligatorios si serían muy convenientes tener:

  • Seguro de hogar, en todos los casos, incluidos los inquilinos.
  • Seguro de vida.
  • Seguro de decesos.
  • Seguro de salud.
  • Seguro de viajes, cuando por motivos profesionales o vacacionales viajamos por el mundo.
  • Seguros multirriesgo y responsabilidad civil por explotación de negocios y/o autónomos.

Esto no significa que debamos vivir obsesionados por tener toda nuestra vida asegurada en todos los aspectos, si debemos sopesar cuales de esos aspectos debemos tener asegurados para que nuestra vida pueda ser más placentera y de alguna manera más segura. Un seguro de vi no nos va a asegurar nuestra vida, pero si va a facilitar que nuestra familia pueda quedar en mejor situación. Un seguro de salud no nos asegura la salud, pero si nos puede ayudar a obtener el mejor y más rápido tratamiento a nuestra enfermedad y como estos dos ejemplos prácticamente todos los demás seguros cumplen las mismas expectativas.

Pero no olvidemos una cosa, ¿qué es mucho peor que no tener un seguro?, tener un seguro mal contratado. Si contratamos un seguro mal estructurado, mal planteado y que no se adapta a las necesidades que tenemos personalmente, la mayoría de los casos por ausencia de asesoramiento o por mal asesoramiento. Existen muchos casos de querer tener un seguro y mirar solo su aspecto económico, sin tener en cuenta lo que de verdad es importante, calidad, coberturas y después un buen precio. Es mejor no tener un seguro en concreto que tener un seguro que no cubre mis necesidades, solo hay una parte que gana, la compañía de seguros.

Nuestro consejo es que se asesore siempre por un profesional que le informe y le ayude a encontrar el seguro que mejor se adapta a sus necesidades personales, buscando el mejor precio.

ELIGE TU SEGURO

Te ofrecemos una guía para que conozcas cuál es el tipo de seguro que mejor se adapta a tus necesidades.