Sobre los seguros

A la hora de contratar un seguro de hogar, hay dos opciones, o encargarse uno mismo de estudiar bien qué seguro necesita o ponerse en manos de un profesional y confiar en él, pero siempre dándole la información necesaria y exponiéndole sus necesidades.

Lo primero que hay que tener en cuenta es valorar perfectamente los capitales a contratar.

Continente, valor de construcción del bien asegurado, no su valor de venta, su valor de construcción, existen estudios que marcan esos valores.

Contenido, es el valor de todas aquellas propiedades que están dentro del bien asegurado, mobiliario, ropa,., hay que considerar que el mobiliario de la cocina se considera contenido.

Mención especial tienen los objetos de valor y joyas dentro y fuera de caja fuerte. Es importante tener, dentro de lo posible factura de estos objetos y joyas, si no es aconsejable hacer fotografías de cada uno de ellos y proporcionar estas.

IMPORTANTISIMO: Se debe tener una información clara de si el seguro se realiza a valor de reposición o a valor real.

Valor de reposición: Es el valor que en la actualidad tiene el objeto dañado o robado o uno de similares características, es decir nos tienen que reponer el objeto en cuestión.

Valor real: Es el valor de reposición, descontando la depreciación por uso o antigüedad del objeto dañado o robado, es decir nos indemnizan económicamente al valor real.

A continuación debemos elegir aquellas coberturas que son de especial importancia general:

Daños estéticos o restauración estética.

El seguro nos debe cubrir el restablecimiento de la estética inicial antes de que se produjese el siniestro, tanto al continente como al contenido. Cuando no sea posible efectuar la reparación de la parte afectada con materiales idénticas se harán con materiales de similares características. Normalmente se contrata unas cantidades límite para esta cobertura, entre 2.000 y 6.000 €

Responsabilidad Civil y Defensa Jurídica.

Se contratan capitales en función del valor de continente y de los posibles riesgos.

Por último las Compañías de Seguro, ofrecen una serie de coberturas inherentes a este tipo de seguro, pero compruebe que la oferta recibida las cubre y son de su interés:

Incendio – Explosión – Daños por heladas – Fenómenos de la naturaleza – Robo – Desatascos – Daños arboles plantas y jardines. Daños por agua – Atraco fuera del hogar – Fenómenos eléctricos – Averías electrodomésticos – Alimentos refrigerados – Rotura de cristales y loza – Gastos de cerrajería y reposición de llaves – Asistencia en el hogar (con varios niveles de asistencia).

Nuestro consejo, que el precio no sea su principal motivación a la hora de contratar o renovar su seguro, de hogar, tenga en cuenta los factores reseñados y asegúrese que están contemplados en su seguro, teniendo en cuenta que es lo más importante en su caso, evite sorpresas desagradables a la hora de sufrir un siniestro. Y valore la importancia de estar asesorados por un profesional. Independiente.

ELIGE TU SEGURO

Te ofrecemos una guía para que conozcas cuál es el tipo de seguro que mejor se adapta a tus necesidades.

DESCARGAR GUÍA